TOP Eurovisión 2022: lo mejor y lo peor de los 40 participantes

Parece que la 66º edición del Festival de Eurovisión retorna a la normalidad. No sólo por hacer frente a las restricciones del coronavirus sino a la normalidad monótona de su repertorio musical. La verdad es que cada año empiezo diciendo lo mismo y al final cuanto más escucho las canciones más cariño les cojo. Pero hoy por hoy la mitad se me quedan diluidos como una botella barata de agua con jabón. Pero vamos a concederles el beneficio de la duda y a ver también los puntos destacables de las 40 candidaturas en este TOP Eurovisión 2022. Eso sí, por mi orden personal y nada que ver con lo que será en realidad. Let’s go, llegó la mami
 
40. BULGARIA. Intelligent Music Project – Intention.

Lo mejor: la propuesta de rock búlgaro no es mala. En otras ediciones ha habido temas infumables.

Lo peor: fíjate si no se puede pulir que suena igual tanto en el videoclip, como en directo, como en versión ¿acústica? Pega mejor para un anuncio de pasta de dientes (que ni siquiera los hay ya).


39. GRECIA. Amanda Tenfjord – Die together.

Lo mejor: la sensibilidad que transmite va a calar mucho entre los eurofans y no eurofans.

Lo peor: no entiendo mucho cómo suele estar en por arriba en el TOP Eurovisión 2022 general, porque es para cortarse las venas (y no hablo de su letra suicida).


38. ESTONIA. Stefan – Hope.

Lo mejor: el bueno de Stefan nos trae algo distinto a este TOP Eurovisión 2022, un estilo country con partes fuertes.

Lo peor: demasiado country. Sólo faltaría el hombre que fuma en los anuncios de Marlboro. Hemos tenido sonidos parecidos que han despuntado en otras ediciones, pero no me termina de encantar.


37. AUSTRALIA. Sheldon Riley – Not the same.

Lo mejor: el país continental sigue potenciando lo mejor que sabe hacer, que son los baladones. Y el estilismo da ese toque aunque a la vez es…

Lo peor: en efecto. Esa cortinilla de Bijou Brigitte que Sheldon no se quita ni para ir a comprar pan llega a resultar agobiante hasta para el espectador.


36. MACEDONIA DEL NORTE. Andrea – Circles.

Lo mejor: aunque el TOP Eurovisión 2022 la tienen hundida entre los últimos puestos, la apuesta urbana de Macedonia debe de jugar a su favor.

Lo peor: bien es cierto que no destaca especialmente, la voz le cuesta llegar a las notas altas. Esperemos que no se ahogue en Turín.


35. DINAMARCA. Reddi – The show.

Lo mejor: el cambio de medio tiempo al sonido rockero es un puntazo, unido al empoderamiento femenino de su letra y conjunto.

Lo peor: esa carga transgresora que plantea la hemos visto tantas veces en el Festival que, meh. Next show.


34. ISLANDIA. Systur – Með Hækkandi Sól.

Lo mejor: aunque el TOP Eurovisión 2022 de las apuestas no dan mucho margen a la música étnica, vamos a apostar por ella ante el importante vacío en los últimos años del Festival.

Lo peor: que va a pasar con más pena que gloria por monótonos, que ellos mismos lo saben porque ni el vídeo se han currado.


33. AUSTRIA. LUM!X – Halo (Feat. Pia María).

Lo mejor: tiene un ritmo pop capaz de levantar las manos del público sin pedirlo.

Lo peor: en directo Pia parece que en vez de cantar, llora, como pidiendo que por favor la devuelvan a casa. A nosotros también antes de tu actuación, por favor y gracias.


32. ISRAEL. Michael Ben David – I.M.

Lo mejor: nunca están de más los temas que abanderen la libertad y la confianza en uno mismo.

Lo peor: es que a Israel se le ha notado el rejo y quiere arrastrar al público gay en el TOP Eurovisión 2022, porque está muy forzado. Además, al cantante no se le da bien rapear y se le engancha la lengua.


31. ARMENIA. Rosa Linn – Snap.

Lo mejor: el estilo es muy de anuncio veraniego de cerveza, así, muy de buen rollito y festival alternativo, y eso por lo menos en España triunfa.

Lo peor: le falta un qué sé yo que no sé, una chispa, un algo, un vete tú a saber.


30. MONTENEGRO. Vladana Vučinić – Breathe.

Lo mejor: continuamos este breve repaso por mi TOP Eurovisión 2022 con un tema dulce y con acordes étnicos bien embutidos.

Lo peor: le pasa un poco como al pobre de Sheldon, que tiene que disfrazarse como en una fiesta veneciana para poder resaltar en una pobre canción.


29. CROACIA. Mia Dimšić – Guilty pleasure.

Lo mejor: tiene buenas vibraciones y es hasta cierto punto pegadiza.

Lo peor: el ritmo semi-lento le juega una mala pasada. Tendría que haber hecho como otros países, que tras cagarla en la selección han intentado arreglarlo (con acierto) con una remezcla.


28. REPÚBLICA CHECA. We Are Domi – Lights Off.

Lo mejor: es un tipo de música muy de playlist hits de Spotify, aunque eso mismo dije del Reino Unido el año anterior y se hundió más que el Titanic de crucero por el Polo.

Lo peor: quizás demasiados sintetizadores por encima de una letra, de una voz, de un desarrollo musical.


27. CHIPRE. Andromache – Ela.

Lo mejor: que por fin el país isleño ha desistido de traernos divas con el mismo repertorio ‘elenifoureriense’ y se atreve con un tema mediterráneo.

Lo peor: le falta un poco más de tambores y sonidos más agudos para terminar una fiesta estilo Mamma Mía.


26. IRLANDA. Brooke – That’s rich.

Lo mejor: trae un poco de marcha y potencia al escenario de Turín, y con una puesta en escena adecuada puede callar bocas.

Lo peor: no sé por qué me huele que no va a ser así y nos van a traer un mojón escénico. Aparte, que en directo la chica no da para mucho más.


25. POLONIA. Ochmann – River.

Lo mejor: el chico tiene una voz y una presencia imponentes, cual Gjon’s Tears. Y un coro también merecedor.

Lo peor: es de los que están en lo alto del TOP Eurovisión 2022 que están entre mis 20 peores porque no me parece pegadiza ni acompasada. Y qué es Eurovisión si no eso.


24. MALTA. Emma Muscat – I am what I am.

Lo mejor: un tema con intenciones bien declaradas que hasta me recuerda a Suecia en los últimos años (sin ganar pero estando presente).

Lo peor: me da que no va a repetir muchas actuaciones en el Pala Alpitour porque no va a resonar mucho en las cabezas del público salvo por la coletilla del estribillo.


23. RUMANÍA. WRS – Llámame.

Lo mejor: el guilty pleausure de este año es sin duda esta participación bizarra que utiliza un estribillo en español, que ya sólo con eso nos ha conquistado.

Lo peor: no se va a comer ni un rosco, ni siquiera llamando al Good To Go para recoger las sobras del Dunkin. Es mala, malísima (pero por eso hay que amarla).


22. SUIZA. Marius Bear – Boys do cry.

Lo mejor: me encantan las canciones de karaoke en bares de borrachos en la última hora antes del cierre. Son memorables.

Lo peor: precisamente no van a valorar eso mismo, y lo van a echar abajo del TOP Eurovisión 2022 por ser demasiado melancólico.


21. PAÍSES BAJOS. S10 – De Diepte.

Lo mejor: pese a ser otra canción bucólica, juega con el pop vocal como vehículo (el “dararadará”, “uhuh-hahaaa”). Y esa efervescencia engancha como la Coca Cola.

Lo peor: quizás la barrera idiomática. Pocos países han triunfado con letras no inglesas. Puede dar la campanada, y eso espero.


20. UCRANIA. Kalush Orchestra – Stefanía.

Lo mejor: cuando el rap se mezcla con lo étnico produce esta apuesta que no pinta mal, y mucho más si viene de un país que va a acumular bastantes puntos por ser una víctima de guerra.

Lo peor: las casas de apuestas de Eurovisión le dan un beneficio casi de la mitad porcentual, y seguramente por esta situación bélica. Esperemos que la pena no venza en otro acto de injusticia como lo es la incursión rusa.


19. SUECIA. Cornelia Jakobs – Hold me closer.

Lo mejor: es un baladón que va in crescendo y de las pocas voces en esta edición que no va a defraudar en directo.

Lo peor: lo que tiene favoritísima para ganar el certamen en Turín, lo tiene de sobrevalorada. Es un tema sin más ni más (para estar en lo más del TOP Eurovisión 2022).


18. MOLDAVIA. Zdob şi Zdub & Advahov Brothers – Trenuleţul.

Lo mejor: el grupo moldavo nunca defrauda y dudo que lo deje de hacer en su tercera aparición en el Festival de Eurovisión. A cada escucha, esta entrañable polka me gana más.

Lo peor: quizás sea un folklore demasiado concentrado y el público no lo encaje bien.


17. FRANCIA. Alvan & Ahez – Fulenn.

Lo mejor: muchos han comentado que el país galo ha mandado lo que el Benidorm Fest descartó con las Tanxugueiras. ¿Qué parecido tienen? ¿Por que la cantan en una lengua antigua? Lo único, porque por lo demás le dan mil vueltas al trío gallego. Es más bailable y la puesta en escena es de todo menos un expositor de maniquíes como nos dieron las “Tanxu”.

Lo peor: nuevamente el idioma, aunque el francés en la edición anterior copó los primeros puestos.


16. SERBIA. Konstrakta – In corpore sano.

Lo mejor: podría ser lo que llaman “dark horse”, o sea, dar el campanazo en el concurso. Dentro de lo friki que es, es bastante pegadiza y curiosa.

Lo peor: obviamente es una canción muy rara y mucha gente no comprenderá su valor conceptual, el de una mujer que se lava las manos en medio de un escenario. Y tan tranquila.


15. SAN MARINO. Achille Lauro – Stripper.

Lo mejor: la canción tiene su gracia y es más desvergonzada que Maneskin.

Lo peor: tildada de copia barata de los anteriores ganadores, la verdad es que el cantante es muy cursi y no tiene mucho carisma sobre el escenario (como sí Maneskin).


14. ESLOVENIA. LPS – Disko.

Lo mejor: la música disco elegante, como la típica banda que el Capitán Stubing de Vacaciones en el Mar invitaría en tocar a bordo del Pacific Princess de camino a Puerto Vallarta.

Lo peor: hoy en día es un sonido para un público selecto y ese no es el de Eurovisión.


13. ALEMANIA . Malik Harris – Rockstars.

Lo mejor: a mi entender es un tema esculpido meticulosamente que conjuga a la perfección el pop con el rap desgarrador. Por eso de hecho el mensaje directo puede superar a la versión de estudio.

Lo peor: las casas de apuestas de Eurovisión parecen indiferentes y lo sitúan a mitad de la lista. La carrera alemana en sus últimos años parece jugarle en contra.


12. LETONIA. Citi Zēni – Eat Your Salad.

Lo mejor: los coloqué cerca de los eslovenos por su convergencia musical, aunque en realidad los letones son más desenfadados y me recuerdan al sonido disco-moderno-remember de aquellos Fundación Tony Manero.

Lo peor: quitando ese punto gamberro, es un género que nunca ha estado presente en las apuestas.


11. GEORGIA. Circus Mircus – Lock me in.

Lo mejor: no pueden quejarse de que mi TOP Eurovisión 2022 no es variopinto, porque también hay cabida para el rock experimental. Y esa es la gracia en este caso, la originalidad.

Lo peor: para ser una canción corta, resulta muy repetitiva y a muchos rallará.


10. REINO UNIDO. Sam Ryder – Space Man.

Lo mejor: Europa ha perdonado el Brexit y alza como favorito en el TOP Eurovisión 2022 a un artista que va más allá de influencer en Tik Tok. Por encima de la canción está su talento y una voz que más que cantar, habla.

Lo peor: la canción es una montaña rusa vocal. Como suelte un gallo la va a cagar el resto de la actuación.


09. PORTUGAL. Maro – Saudade saudade.

Lo mejor: creo que es la primera incursión del rollo ‘chill out’ sobre el escenario europeo, pero crea buen ambiente. Y si encima se acompaña de un coro como si fueran amigos tras pasar toda una tarde de copas.

Lo peor: otra apuesta que será incomprendida por el público. La cantante lusa se arriesga con un ritmo lento para una audiencia reducida.


08. AZERBAIJÁN. Nadir Rustamli – Fade to black.

Lo mejor: si hay una gran balada este año es ésta. No le falta de nada para triunfar: pasión, altibajos, gritos…

Lo peor: va a depender mucho de la puesta en escena rompedora para que no resulte el tema no resulte monótona.


07. ALBANIA. Ronela Hajati – Sektret.

Lo mejor: su relanzamiento como pop dance la está encumbrando cada vez más, sin mencionar las recientes polémicas de la censura a su provocativa puesta en escena. El victimismo (por muy casual que sea) es un ‘must’ a la hora de las votaciones.

Lo peor: no tiene mucha enjundia lírica. La última mitad de la canción se basa en alaridos y poco más.


06. LITUANIA. Monika Liu – Sentimentai.

Lo mejor: su sencillez. No precisa más que de su voz y de cómo contonea con ella, como una serpiente sibilina.

Lo peor: es la primera vez que Lituania se la juega con su idioma. Pero aunque fuera en inglés, no es un estilo que haya quedado bien en la historia de Eurovisión.


05. NORUEGA. Subwoolfer – Give that wolf a banana.

Lo mejor: este dúo creado para la ocasión (con Ben Adams tras los colmillos, que ya en 2010 trató de representar a Noruega con la banda A1) sabe que en Eurovisión gustan de las excentricidades. A la coreografía cachonda y a las máscaras coloridas suma una canción realmente divertida.

Lo peor: punto negativo, su transgresión. Qué no hemos visto ya sobre este escenario a lo largo de los años, que sólo han servido para los videos recopilatorios de momentazos ridículos.


04. BÉLGICA. Jérémie Makiese – Miss you.

Lo mejor: el rollo ‘James Bond’ que se marca me trae de cabeza. El tema es pura fantasía.

Lo peor: en directo el artista es un esperpento sonoro. Si en las ‘prepartys’ europeas a las que ha acudido se ha puesto nervioso, qué trabalenguas no hará ante una audiencia de 300 millones de personas.


03. FINLANDIA. The Rasmus – Jezebel.

Lo mejor: me enamoré desde la primera vez que la escuché, tanto que ascendió de cabeza a mi TOP Eurovisión 2022. Ya sé que no encandila tanto como su one hit wonder, In The Shadows. Pero Jezebel es total.

Lo peor: el llegar a Eurovisión como un artista “consagrado” siempre ha sido una lacra. Muchos han llegado creyendo que sus fans por el continente les iban a votar y han vuelto a casa con su nombre labrado por décadas por los suelos. Esperemos que no sufran esa maldición.


02. ITALIA. Mahmood & Blanco – Brividi.

Lo mejor: ¿alguna vez he coincidido con el público general en un TOP 2? No. Hay que celebrarlo como los anfitriones, subiéndonos en bicicletas, en pianos, en dónde sea. Es una balada a la altura de Salvador Sobral.

Lo peor: han recortado su particular inicio y Mahmood comenzará la actuación cantando a capella, precisamente cuando lo más criticado últimamente es su voz.


01. ESPAÑA. Chanel – SloMo.

Lo mejor: qué decir que no haya dicho ya tras su victoria en el Benidorm Fest 2022. Al final el tiempo, pero sobre todo su apabullante cualidad como artista, ha callado a todos esos críticos por no haber ganado su artista favorita o porque la letra no es de Bécquer. Después de una exhaustiva campaña promocional por toda Europa, Chanel no ha flaqueado en ningún momento. También le ha favorecido que este año no hayan venido tantas reinas juntas como en años anteriores que la ensombrezcan (ni embosten al público).

Lo peor: me sigue rallando las partes en que Chanel abusa del playback para no terminar ahogándose ante el ritmo frenético de la canción. Espero que traiga algo nuevo en la final que nos sorprenda, porque ya nos sabemos de memoria hasta los planos.

Históricamente las casas de apuestas y yo no solemos ponernos de acuerdo. Pero como comprobarán en el cuadro inferior a una semana de comenzar el show nos acercamos como la Coca Cola y los Mentos, peligrosamente:

Y no quiero acabar antes sin invitarles a escuchar mi recopilación de temas clásicos de Eurovisión en Spotify, para que armen su propia europarty en casa. ¡AGUAAAAA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.