Sega Mega Drive, ahora y siempre

¿Quién no tiene ciertos momentos en su vida en los que le da por retroceder en el tiempo y recordar instantes inmemoriales de su niñez o juventud? A mí no me basta con eso. Necesito volverlos a vivir, palparlos si es posible. De ahí que, por ejemplo, me haya hecho con la colección completa de la serie Ranma, o me haya comprado una serie de novelas sobre adolescentes que sacaba en la biblioteca de mi instituto. Pero el caso que vengo aquí a exponer es otro aún más singular: el de comprarme cartuchos para la Sega Mega Drive (de 16 bits) y volver a jugarlos. Leer más