(Mis) 5 divas de la España más cutre

La sociedad tiende a tener modelos, ejemplos a los que seguir. Ya no hablo de personas rectas, educadas, letradas, que ambicionan con un futuro mejor y la paz en el mundo. La gente quiere ser como Belén Esteban o Cristiano Ronaldo, quienes dan patadas (al diccionario o al balón, da igual) y cobrar una millonada por eso. Lo peor es que el enjambre de Mujeres, Hombres y Viceversa (Telecinco, 2008 – ) está sirviendo como escaparate paradigmático a la Generación X: postureo, redes sociales, ‘guapismo’, el Bershka y cuatro superficialidades más. Quizás estoy chapado a la antigua, porque mis divas de la España más cutre se cuentan entre señoronas del siglo XX. Sin embargo todas ellas dieron sentido al comienzo de siglo: de cómo estar en lo más bajo y no destacar intelectualmente, y alcanzar la fama por su verbigracia y carisma, sin más artificios. Un hurra por todas ellas, y este ranking en homenaje. Leer más

FRIKERÍA NACIONAL: La Veneno

Mi paso hacia la adolescencia me lo marcó quien dice ser el baluarte de las transexuales en España. Pues si todas fuesen como ella (al menos en esa época), estarían colocadas en un programa de éxito, bajo el amparo de un Pepe Navarro que les pusiese un guión por delante, y ganando una millonada por soltar ordinarieces al tiempo que se sacasen una teta cada cinco minutos. Un mundo dominado por miles como La Veneno sí que me hubiese traumatizado hasta la locura.

Leer más

Aquel Telecinco de culos y tetas

¿Qué no le quedaba por hacer a «Torito», colaborador del programa TNT del late night de Telecinco? Parecía que después de recorrerse todos los festivales eróticos catalanes (que no son pocos), de magrearse con las putas y transexuales más caras, de meterse en todos los sex-shops del país, y de colarse en las habitaciones de los puticlubs (efectivamente, pilladas pactadas), no quedaba nada más que escandalizase al público. Pero sí, y fue el reportaje sobre la lluvia dorada, en el que se dejaba mear por una chica cualquiera, lo que le costó definitivamente su despido de la cadena. Ahora, «a liarla» en su casa. Leer más