“Juego de Tronos” o cómo coronarse hasta la coronilla en televisión

Juego de Tronos (HBO, 2011 – 2019) es una de esas series de televisión a las que se las ha sacralizado de una manera devastadora. O sea, que tampoco es para tanto. Confieso que me ha costado empezar a verla. De hecho me quedé en la primera temporada cuando se estrenó y no quise saber nada más. Que hubieran miles de personajes del tingo al tango, entre un reino y otro luchando por distintas cosas, la verdad es que me mareó. A poco de estrenarse la última temporada la retomé, y de la misma forma confieso que me la tragué durante días maratonianos. Sí, mantengo con la serie de HBO una relación de amor y odio. (más…)

“Merli”, clases de filosofía en casa

Sabremos si una serie tiene éxito más allá de los audímetros si está en boca de todos. Es el caso de Merlí (TV3, 2015 – 2018), de la que que no paraba de leer noticias y comentarios en foros y redes sociales. El mérito es mayor porque se trata de la ficción propia de una televisión autonómica, y en especial en lengua no castellana. ¿Cuáles son los motivos de su éxito? Pues por eso me arriesgué a verla hace poco. El resultado fue pegarme jornadas maratonianas desde el primer capítulo, perdiendo la cuenta de por cuál iba. (más…)

“La Casa de Las Flores”: la telenovela que se ríe de las telenovelas

Desde Rosalinda (Canal de Las Estrellas, 1999) que no había vuelto a ver una telenovela. Ese genero del folletín ya me estaba produciendo gorgojos. Las interpretaciones eran a menudo exageradas, las tramas se veían venir, y todos sabíamos del desenlace desde los títulos de crédito. Nada que ver con La Casa de Las Flores, que es la hija rebelde de las telenovelas parida por Netflix (quién si no). (más…)

“Élite” y cómo follarse las series juveniles en España

Parece que la televisión española está más preocupada en sacar dramas, series históricas y ficciones de intriga. Íbamos a acabar la década sin esa serie juvenil que retratara las niñatadas de la época… Hasta que llegó Netflix y los alumnos del Instituto Las Encinas. Aunque con tramas desatadas por Instagram, esperaba ver en Élite los mismos problemas adolescentes de siempre: suspensos, drogas, sexo, mentiras pero sin cintas de vídeo (que para eso están los smartphones). Ahora bien, la serie de Netflix me ha sorprendido porque añade una maraña de relaciones que discurren paralelamente y convergen en un mismo detonante: su propio desenlace. (más…)