ALBER-TOP: canciones / 1998

Gran año, sí señor. Se trataba de una época en la que viví mi explosión adolescente. En ella pasé por los típicos retos de cualquier adolescente de 16 años si quiere convertirse en un hombre: suspensos continuos en Física y Química que bien valen un verano en clases particulares, el cachondeo que los compañeros de clase se traen con los profesores de un B.U.P. añorado, esos rollos amorosos y demás sentimentalismo inmaduro, la picardía que se regala a las chicas y que ellas correspondían con tortazos… En fin, la edad del pavo.

Pero también fue un año fructífero para la música. Al menos eso me parece a mí. Las canciones que se editaban entonces las escuchaba una y otra vez en mi walkman, si no a través de Fan Club en los 40 Principales, sí por medio de mis cintas grabadas de la radio con los temas que pillaba (raramente sin que FernanDisco hablase por encima).

Leer más