REVIÚ de ‘Quiero’ y ‘Corazón de fuego’, OT 2005

Estos son los títulos de los discos en solitario de los primeros “triunfitos” de la última edición de Operación Triunfo, la cuarta y más sosegada. En verdad, el programa apenas lo veía en un principio, sobre todo porque todos aquellos jueves por las noches (durante esa época veraniega) estaba trabajando y uno tiene que ser responsable y no desperdiciar el tiempo de esa manera. Pero al darnos las vacaciones fue cuando empecé a “engancharme” al programa (tampoco es que hubiese mejor oferta).

También fue porque ya se estaba acercando el final del concurso y se hacía más interesante. Ya, una vez llegados a la residencia y a falta de un ordenador o de un televisor propio en el que ver otras cosas, Luisa y yo nos rodeamos de novatos y todos juntos veíamos las finales en la sala común.

Ahora los ganadores provisionales de Operación Triunfo 2005 están lanzando sus primeros discos. Y sí, hablo de ganadores en plural. Ya sabemos que Sergio Rivero (ese chaval majísimo, evidentemente, canarión) fue quien se llevó el premio. Pero es que el verdadero galardón es sacar un álbum en solitario y tener éxito (de ahí que también sean hoy afortunados “provisionales”).

Digo esto porque Sergio Rivero no está siendo el único en grabar canciones deprisa y corriendo y enlatarlas en un disco antes de que se pase el fervor al programa. Era justo que el primero al que se le diese esa oportunidad fuese a mi vecino. Pero Soraya Arnelas tiene ya su tirada plastificada y preparada para colocarla en los estantes de las tiendas.

Yo ya he escuchado Corazón de fuego (como así se llama también una de sus canciones) gracias a mis amados piratillas, que han copiado el disco y lo han colgado en la red. Pero más valía que los lotes del disco se quedasen secuestrados en un almacén por respeto a la vergüenza de “Soraya Arnelas” (como reza la portada, junto a la contraportada, lo único útil del producto). ¡Y mirad que, como diría una adolescente fanática, Soraya era mi preferida en el concurso! Pero es que le han dado el traje para galas de Drag Queen y le han colgado canciones realmente simplonas.

Abriendo ese desperdiciado disco está su primer single, Mi mundo sin ti. Ya su estribillo, que empieza coreando “por mí te puedes ir al cuerno“, delata la línea superficial por la que la quieren conducir. Se nota que Kikesito Santander (cuya dirección en la Academia de OT me da sensación de haber sido meramente presencial), ahora al frente de esta producción, quiere convertirla en una nueva diva. Si así quiere, lo será del chicle-pop al que estará recluida.

Si acaso, se puede salvar de la quema la balada a dúo con su compañero de fatigas, Fran Dieli, Cúrame este amor (título que tampoco es que sea una oda a la inteligencia). El disco de Corazón de Fuego lo he escuchado una sola vez, pero es más que suficiente. Ese primer tema comercial “del cuerno” me lo he puesto varias veces para darle una oportunidad al esfuerzo de la chica. Pero no puedo dar un reconocimiento que resulta imposible. Aún guardo la esperanza de que Soraya corte las cuerdas que la manejan a voluntad de otros, y que algún día de estos haga un disco acorde con ella misma.

Por el contrario, Quiero debería ser el álbum del año (¡y eso que me he bajado discos a raudales!). Cada vez que lo pongo en mi reproductor me va gustando más. Al principio el disco de Sergio Rivero no me convencía tanto. Pero el truco es adaptar el oído y cogerle el tranquillo, que lo tiene. Antes de escucharlo, pensaba que se trataría de un estilo más funky y soul, como nos tenía acostumbrados su papel en el programa. Pero no.

Prácticamente es un recopilatorio de baladas y “semi-lentas”. Pocas son las canciones movidas. Sin embargo, en conjunto, el resultado final es de sobresaliente. El primer single del disco de Sergio Rivero, Cómo cambia la vida (adecuada por su título y por la época navideña), es una preciosa canción que sirve de introducción a otras igual de maravillosas.

En Quiero podemos encontrar temas pegadizos como Palabras de amor, que comienza suave para acabar pegando fuerte; Me envenenas y Si eres tú, que deberían ser futuros singles, tienen un ritmo espectacular; composición en el que ha intervenido Sergio es La llave de tu corazón, otra joya de la Corona; cerrando el disco es No puedo dejarte de amar, que es una de esas para echarse en la cama, relajarse y pensar.

Yo ya lo he hecho, con esa y con muchas de este trabajo que vale la pena sacar del Carrefour en el que curró el chaval.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.