REVIÚ de “Destiny’s Child: #1’s”

Hoy ya hay pocos discos que me compre desde que logré manejar internet y sus sitios más “recónditos”. Pero sigo siendo fiel a mis artistas favoritos y aún rasco la tarjeta cuando sacan trabajo nuevo. Aunque en esta ocasión, poco tiene de nuevo: me refiero al álbum recopilatorio de las Destiny’s Child, con el que me imagino que cierran el telón a su época como grupo.

En el concierto de Barcelona, el pasado junio, anunciaron su próxima separación (antes de que las peleas acaben con ellas), como ocurre con cualquier grupo que se precie. No creo que sea una ruptura definitiva. El día que a Beyoncè le dé por poner el DVD del concierto en Houston y se le escurra una lágrima que le desbarate las cinco capas de Margaret Astor de la cara, volverá a reunir el grupo. Lo mismo pasará con las Spice Girls, tiempo al tiempo.

De momento, volvamos al presente con el álbum recopilatorio de las Destiny’s Child en el que se recogen sus canciones míticas. Entre ellas están mis preferidas, como Say my name (la que prácticamente las catapultó al éxito), Girl (último de sus singles, que lo sacaron por sacar), Emotion (versión soul “ouh-ouh-ouuuh” de la de los Bee Gees)… hasta otras a las que suelo pasar con el botón del forward (Independent women ISurvivorSoldier…). Mención especial merece la pista No, no, no Part 2, la única de ese desconocidísimo (y no merecido) primer álbum. Encima que el remix (de la originalmente balada, que es preciosa) me revuelve las entrañas de por sí, han puesto en el recopilatorio la versión extendida (con unos pegues horribles que ni los de un fan con un editor de Softonic), para que mi acongoja se prolongue hasta el mareo e inmediato desfallecimiento.

Por otra parte, las Destiny’s Child tenido el gesto de incluir tres canciones nuevas, de casualidad, todas interesantes: Está Stand up for love (típica canción para la beneficencia a favor de los niños del mundo, o eso me imagino por lo que pone en el disco), que es muy emotiva; Check on it, en el que Beyoncè no desaprovecha la ocasión para echar sus gorgoritos en solitario. He intentado cantar aunque sea el estribillo, pero la nena va tan rápido que me atraganto; y cerrando el álbum se encuentra Feel the same I do, que lleva el sello de las chicas y de su maravilloso estilo.

No os creáis que aquí se reúnen todos los singles de Destiny’s Child. Dejaron atrás el primero, With me (el gran olvidado, porque ya ni la cantan a capella para los amigos), Get on the bus (la primera canción que escuché de ellas, y que me encandiló desde el primer momento), 8 days of christmas (lógico, pues no correspondía con la imagen del disco) y Nasty Girl (aplauso por encadenarla en el baúl de los recuerdos: plaf, plaf, plaf).

El disco recopilatorio de Destiny’s Child contiene además un DVD con el tráiler del lanzamiento del concierto en Atlanta y siete videos, algunos de los cuales ya llevaba tiempo buscando en buena calidad. Pero ya se podían haber currado un poco más las fotos, porque las que aparecen en el menú y en el libreto no son más que un refrito de portadas de singles, ediciones especiales y anteriores álbums (e incluso las de la portada se repiten dentro). Se ve que las chicas no tuvieron interés en posar, o que Beyoncè estaba terminándose de quemar el pelo con los tintes para rodar el vigésimo anuncio para L’Oreal.

En fin, que Destiny’s Child: #1’s es una pieza indispensable para la colección de cualquier amante de la música r&b. En cuanto a las chicas, pobres Kelly y Michelle ahora que no tendrán cerca de Santa Beyoncè del Esperadísimo Grammy para que les dé suerte y prosperidad en sus probables próximos trabajos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.