REVIÚ de ‘Beautiful Intentions’

Más excusas para los que me encasillan como fan de las Spice Girls. Pero esta vez tengo una buena justificación: el lanzamiento del último álbum de Melanie C en España. Y debo subrayar lo de lanzamiento y España, porque en verdad el disco salió a la venta hace un año y en Gran Bretaña. Esto es que la chica aún no se ha vuelto loca promocionando siempre lo mismo (el Spiceworld es así, y si no fijaos en Emma Bunton que llevó cantando Free Me deshidratada de libido cerca de dos años seguidos).

Siguiendo la senda cronológica, he de empezar haciendo repaso de aquel tiempo no tan lejano: en febrero de 2005, Melanie C comienza a caminar sola con su nueva y propia discográfica (una vez que Virgin le dio puerta, como a las otras cinco), apuesta iniciada con el primer single de Beautiful Intentions, “Next Best Superstar“, que habla de algo parecido a las muñecas rotas de Popstars. La pobre esperaba algo más que un décimo puesto en las listas. No quiso saber más de charts y su siguiente single, Better Alone, sólo lo vendió desde su web. Imaginaos si se comió una rosca o no. Quizás sea por ese rebote que se cogió que se autodesterró de su mismo país y emigró a Alemania. Allí, como una Ángela Forero cualquiera, puso voz al tema de una telenovela y empezó a tener los aplausos que tanto ansiaba. Aunque una vez que por fin la suerte volvía a llamar a su puerta, va y no sólo se trata de una canción no escrita por ella, First day of my life, sino por Enrique Iglesias. ¡Manda huevos!

Pues a esto que Melanie C se confía y se arregla con discográficas “menores” alrededor del mundo para que su álbum salga allende de la tierra cervecera: Australia, Rusia, Suiza, Italia, Portugal… y España. Vale que en los otros países haya tenido su éxito pero aquí, en una tierra tradicionalmente anti-spice como es la nuestra (a pesar de su pasado oscuro, que le dio al grupo un disco de diamante por el millón de ejemplares vendidos de Spice), me ha sorprendido bastante que su single haya sido n#1 durante dos semanas consecutivas, sin casi promoción (o eso creo, porque no oigo la radio y ya televisión apenas veo). También es verdad, como así se cachondean los chicos de la residencia, que en cuestión de singles cualquiera vende. Mirad No cambié de Tamara… ¡Qué triste!

En cuanto al disco en sí, Beautiful Intentions está repleto de canciones rockeras. De ello presume ella, intentándose alejar (casi) radicalmente del estilo popero que llevaba con las Spice Girls. Aparte de sus singles (algunos buenos, malos y regulares), el tercer álbum de Melanie C tiene temas aún mejores como Last night on Earth o el que todo el mundo en comité elogia, You’ll get yours, que cierra un álbum muerto por culpa de las libras, pero que ha renacido gracias a los euros.

Aquí os subo el megamix que contiene todas las canciones de Beautiful Intentions, pero el de la edición británica. Difiere en el orden y en la ausencia de First day of my life. A quien se queje le doy un buen remedio: que se compre el disco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.