Reportaje fotográfico. Los desperfectos del Delta

Y he aquí las fotos propias de mi cosecha, referentes a la tormenta tropical Delta que pasó por Canarias la pasada semana. Las imágenes son sacadas de mi móvil NOKIA 3310 (la calidad borrosa os dará pistas de ello) a la espera de que los Reyes Magos me comiencen a pagar una cámara digital a plazos a partir de enero.

Estos días he fotografiado los desperfectos que se encuentran por aquí cerca, de donde vivo (recuerdo, La Laguna, Tenerife). Tampoco es que viva en medio de una tortilla a la que se le ha dado la vuelta. Pero para quien no está acostumbrado a toparse con muros y árboles mudados, eso asombra un poco. Aparte, he posteado también un “segundo bloque” de fotos, tomadas de la edición digital de Canarias 7 que, de una manera general, muestran los daños que han sufrido el resto de Tenerife y las demás seis islas.

1.- Delante, una de las torres eléctricas que componen esa hilera de “peligro” que convive con nuestra residencia, al fondo. En otros lugares de la isla fue un verdadero problema, porque hasta cinco se cayeron (una, incluso se coló en el cuarto de un matrimonio). De ahí que muchos lugares se quedasen sin luz durante bastantes días.
 

 
2.- Comunicado de la ULL (Universidad de La Laguna), que nos llegó a la residencia ese lunes “tormentoso”. Mucha gente hubiera preferido que el rector hubiese tenido más previsión, porque hubo quienes no se enteraron y los echaron de la Biblioteca General, o no les dejaron entrar (según el caso). Yo me enteré del cierre media hora antes de empezar la primera clase.
 

 
3.- Los vientos de hasta 200 km/h nos metieron los parterres de la residencia dentro de los pabellones. ¡Y yo que esa tarde me esmeré puliendo mi cuarto de arriba abajo! Así que cuando se hizo la luz del día al día siguiente, me encontré dormitando en un hábitat medio selvático. Volví a ser gilipollas la tarde del martes, dejando la ventana abierta (me gusta dejar la habitación refrescándose), porque el viento empujó la lluvia hacia adentro. Suerte que me di cuenta a tiempo y subí a cerrarla antes de que el agua llegase al ordenador. Esto es sólo una muestra de cómo quedó el pabellón social:
 

 
4.- La emisión de este aviso desde la dirección de la residencia fue para calmar un poco a la chica aquella que veía como su techo se movía sospechosamente. En verdad, Toni también veía las grietas en su cuarto. Pero como dijo el director, si en realidad supusiese un riesgo, ya hubiera estado desalojado el bloque y hubiéramos tenido a los técnicos supervisándolo. Mmm…
 

 
5.- El lunes por la noche ya estaban los policías haciendo un poco de guardia. Y es que desde entonces, habían listillos que aprovechaban la confusión, las calles despejadas y la falta de eficacia de las alarmas para atracar. Creo que uno de los blancos fue un Mercadona de Santa Cruz (como veréis también por mi crónica, el supermercado ha sido una de las estrellas de esta película de catástrofe). Y, ¡cómo no!, coches como este, apaleado hasta la crueldad:
 

 
6.- Este es uno de los tantos árboles que fueron arrancados por el viento. Hubo casos en los que los árboles eran de esos tan gruesos. Pues era tal la fuerza de la corriente que también los sacó del tiesto.
 

 
7.- Más comprensible es que se fuesen abajo vallas como la de la foto (de esas de rejas, mal hincadas en la tierra). No se aprecia muy bien, pero las acompaña en su viaje al suelo árboles mustios:
 

 
8.- Mucho peor de lo que veis en la imagen quedaron las vallas de esa casa, por encima de mi residencia. La puerta se echó literalmente abajo (tentación para los ladrones). Y es que no se puede ser tan “ruina” como para comprar verjas en el Eurobombazo y contratar a obreros de saldo.
 

 
9.- Esto es ya en el Campus de Guajara, donde una de las farolas se retorció con una facilidad pasmosa (la única, por cierto). Por allí también hubo otros árboles arrancados.
 

 
10.- Los falsos techos de las Facultades de Psicología, Filología y Geografía e Historia salieron volando peligrosamente, como para cortarle el pescuezo al valiente que se atreviese a pasear por allí en medio de la tormenta. Dicen que peor quedó la Facultad de Ciencias de la Información (la mía). Primero sufrió la tormenta veraniega, y ahora esta. Al final terminaré la carrera y aún estarán reconstruyendo la piedra inaugural del edificio.
 

 

<<< OTRAS FOTOS >>>

Tenerife

Gran Canaria

Lanzarote

La Palma

Fuerteventura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.