¡Booooomba!

La Universidad de La Laguna está viviendo semanas de convulsión. Aunque, todo hay que decirlo, se lo ha buscado. Por un lado está lo del calendario académico, que parece que arrastra las convocatorias de septiembre y de diciembre; por otro lado, quedan las quejas de los colegiales y residentes sobre el mal estado y la actitud injusta que el equipo de gobierno mantiene con sus centros de alojamiento (pero de este tema profundizaré con gusto un poco más adelante).

Pero el breve artículo de hoy obedece al acontecimiento que nuevamente ha puesto en jaque al servicio de seguridad de la ULL: un aviso de bomba en el Campus de Guajara. Este asunto no es nada novedoso, o al menos yo ya estoy acostumbrado a estas gracias tan malintencionadas. Me consta que hoy desalojaron las facultades y que la policía estuvo revisando hasta las mochilas que algunos alumnos se dejaron.

No digo con esto que no haya que tomárselo tan a pecho, porque nunca se sabe, y más cuando corre el rumor de que el día anterior sí que se había encontrado un artefacto en la Facultad de Bellas Artes (precisamente, que están tan hecha pisco que hasta un petardo puede convertirla en próximo argumento de película catastrófica). Pero, señores, que somos universitarios y las infantilidades se suponía que se quedaban en el patio del recreo.

Un bando achaca el aviso a los ‘casposos hippies’ que se manifiestan contra el calendario; el otro bando aprovecha para decir que para estas chorradas sí que da la cara el rector frente a los medios, bien encorbatado. Pero mi finalidad aquí no es provocar este debate. Se trata de analizar el lado más friki de todo este asunto: ¡una foto de mi blog ha sido utilizada para ilustrar la noticia (véase, ni más ni menos)!

El titular dice: “Desalojados varios edificios del Campus de Guajara por un aviso de bomba”. La Facultad de Ciencias de la Información queda dentro de ese conjunto universitario. De momento, vamos bien. Pero es que la imagen está tomada hace dos años, con motivo de las obras que taponaban sus deficiencias arquitectónicas de nacimiento (compruébese el artículo original por aquellos lares).

No, parece que no vale una foto del edificio en condiciones normales, con las losas en su sitio y los alumnos saliendo de clase. ¿La intención del redactor/a? Una primera conclusión, sin haber hecho estudios preliminares, nos lleva a pensar que se trata de una dramatización del acontecimiento. ¿En los atentados se ven escombros? Canarias24Horas.com los muestra. Otra cosa es a qué se deba en realidad que la Facultad esté patas arriba. Lo que es jugar con las emociones, ay, ay, ay… Bueno, que mientras me citen y me hagan consecuentemente publicidad, por mí como si hacen una noticia sobre la caída de un meteorito en Santa Cruz de Tenerife con mis fotos de las obras del tranvía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.