MEMORABILIOSO. Flat Eric

Últimamente se me ha venido a la cabeza el recuerdo de aquel muñeco de trapo que, en el tránsito de siglo, se convirtió en todo un icono. Flat Eric empezó co-protagonizando unos anuncios y acabó siendo la estrella del videoclip de aquel verano de 1999. Eso sí, su fama duró lo que los turrones tras Navidad (de ahí que forme ahora parte de mi galería revival). Es lo que suele pasar cuando la popularidad sube vertiginosamente, que cae a la misma velocidad (y que si no se lo digan a Tony Genil, el pobre…).

Todo comienza con el anuncio de Levi’s, que se enteró de que a los consumidores les flipan los muñecos graciosos y que podría funcionar. Así, humanizaron a Flat Eric para exprimir las posibilidades. Su carrera comenzó estando sentado de copiloto en un coche, luego siendo detenido por un policía (pues estaban siendo buscados por toda California, según reza la historia), o espantando una mosca del pantalón de su compañero Ángel (del que nadie sabe ni tiene interés en saber, eclipsado por el trozo de trapo).

Surgen secuelas con nuevos escenarios, como una lavandería o una peluquería. Lo importante de la colección de spots es que estuviese Flat Eric, como así se le llamó a la invención de los de Jim Henson (sí, una cosa tan simple fue creada por los padres de Los Teleñecos o Los Fraggle). Por supuesto, se hicieron muñecos, que algún que otro nostálgico todavía tendrá vigilando la almohada de su cama.

El trampolín definitivo, el que le dio reconocimiento en todas las discotecas, fue su participación en el video de Mr. Oizo. Se trata de Flat Beat, la musiquilla que sonaba en aquellos primeros anuncios. En el film musical le vemos por primera vez hablar (en su lengua vernácula), haciendo movimientos que sólo se consiguen en un ‘after-hours’ al ritmo de pastillas. Pero también aparece tomando una actitud crecida, en un despacho, firmando documentos y atendiendo llamadas.

Acabado el verano, nada más se supo de Flat Eric. Como todo en la música electro-tecno, sus días en la cabina del DJ estaban muy contados. Pero no sólo eso, sino que Levi’s no volvió a contar con Flat Eric para sus proyectos posteriores. Quedó en un rincón, abandonado, en el olvido, pero no absoluto. Quedan flipadillos que velan en páginas web por su vuelta. Aún quedan esperanzas: si La Veneno resurgió de sus cenizas, ¿por qué no Flat Eric?

Suponemos que aquella indiferencia le costó un gran disgusto. Lógico si lo encontramos dándose a la bebida o rebuscando en los contenedores, o anunciando pantalones chinos en Taiwán, en el mejor de los casos. Muchos se preguntan qué ha sido de él, pero es peor la respuesta que la enfermedad…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.