FRIKERÍA NACIONAL. El Batu

Vuelvo a insistir en las grandes capacidades de YouTube para encumbrar a cualquier personajillo pretencioso. Es el caso de El Batu o de John ‘El Cobra’, éste último un tipo de Valencia que se graba en la calle demostrando sus ridículas invenciones para la lucha (urbana). Quédense con este vídeo, del que destaca el “doble thai de tipo Bisbal”:

En realidad, no tiene demasiado interés el video de este despojo del neonazismo. Lo linkeé para que sepan cual es el germen de quien se ha convertido en verdadero protagonista de este artículo y de la apertura de temas en bastantes foros, hasta convertirse en fenómeno viral. Se trata del Batu, empadronado en las escaleras del Estadio Insular (Las Palmas de Gran Canaria), que es habitual escenario de sus videos en respuesta de John ‘El Cobra’ a ninguna pregunta.

Digamos que, como cualquier hijo de vecino, se ha reído de las peripecias de éste y, probablemente con las mismas ganas de volverse popular, El Batu convence a sus coleguitas ‘in da jaus’ para que le filmen en sus más variadas facetas: insultándole, pegando volteretas y, quizás bajo los efectos de esas increíbles acrobacias (yuosh, yuosh), demostrando sus capacidades para la danza contemporánea:

Como habréis visto, El Batu reúne todos los ingredientes para convertirse en el personaje del año. Tiene un carisma especial que no sabemos si es espontáneo o le surge cuando nota que le están grabando. Al parecer, a John ‘El Cobra’ le han ido con el chisme y contraataca con dedicatorias nada cariñosas para el Batu en su blog. Y éste, que le gusta comer del anzuelo, contesta grabando más y más vídeos.

Y mientras le espera tranquilito en el barrio, a los ‘youtubianos’ nos sigue ofreciendo selectos sketches de su propio show, presentado bajo su nombre artístico: Batu ‘The Dog’. Le podemos ver arrastrando el monigote de Johnny por la arena, preparando su viaje al encuentro del ‘culebrilla’, de juerga con sus colegas… Tan alto ha llegado su fama que el hip-hip ya le tiene compuesto un tema, los niños se arremolinan a su alrededor para que le firmen mochilas o playeras en su defecto, y manda saludos a todos sus simpatizantes internáuticos (¡Batu, no te olvides de mí!). Ya sólo le falta escribir una biografía, aunque la introducción ya se la está preparando…:

Sponsors no le faltarán, porque a saber si la carroza de este último video está bajo el patrocinio de Archiauto. Lo que sí es cierto es que El Batu despierta expectación, para bien o para mal. Le encanta soltarse la lengua, aunque bajo la defensa de las causas justas (mientras no le entre algún revés…). No es ejemplo de muchas cosas. Da patadas al valor de la palabra, cuando es mejor no dejar los puños enfriándose fuera de los bolsillos. Pero está ahí, él y su espectáculo no calificado para menores de 18 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.