El Mirador: cenicero ‘Canteril’

Aún persiste en las playas capitalinas de Gran Canaria el invento que distribuyó Pepa Luzardo y sus secuaces el verano pasado. Y es raro, porque las ‘pijotadas’ que el gabinete municipal se saca de la manga con la intención de embellecer y modernizar la ciudad no suelen durar mucho con los bellacos maleantes rondando cerca.

Pero no hay que restarle mérito a esta disposición a la entrada de la playa de Las Canteras (en este caso concreto, porque por las Alcaravaneras también lo podemos ver). Es una fenomenal intención el de evitar que los usuarios apaguen sus colillas en la arena, algo que destruye el hábitat ecológico local, así como la planta de los pies como no los hayan enterrado bien (que mirad que también eso tiene delito).

Pero suele pasar lo de siempre, que hay quiénes pasan de coger un cenicero desechable y ahorrar el mínimo esfuerzo para embadurnarse de Nivea, o bien no hay porque el ayuntamiento no los repone con la frecuencia necesaria. Bueno, y también puede ser que a esa hora no pongan Doraemon en la Televisión Canaria y esos maleantes estén aburridos como para esparcirlos por el paseo (que lo he visto).

En fin, señores. Aprovechen los ceniceros desechables por el bien de nuestra comunidad, que tampoco que les sale gratis a la corporación municipal, hoy de Momo Saavedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.