El asunto ‘Manny Manuel’

El protagonismo de los Carnavales de Las Palmas de Gran Canaria 2019 no ha sido ni para la Gran Dama, ni para el bull terrier disfrazado de cebra. Manny Manuel ha eclipsado la atención de medio mundo por subirse al escenario más alegre que Fernando Esteso en su película más picantona. El cantante puertorriqueño tuvo melones de actuar en un estado horrible, dejando en mal lugar más que a la organización, a su propia carrera. Ahora bien, nos ha regalado un momento que pasará a la historia universal. ¡Hagan hueco en la Enciclopedia Británica a Manny Manuel!

No he podido parar de reírme, viendo los vídeos que los asistentes han ido subiendo a redes sociales. Lo siento, pero he sido presa de mi lado más mezquino. Siendo objetivos, me da sentimiento lo que ha ocurrido porque vengo escuchando a Manny Manuel desde los años 90. Recuerdo en en B.U.P. no parábamos de escuchar aquello de Cómo duele… saber que no te quieren y otros éxitos del merengue. El artista de Puerto Rico se hizo un nombre bastante amplio por la comunidad latina en todo el mundo. Desde entonces poco hemos sabido de él. Si no recurro ahora a la Wikipedia ni me entero que hizo un dueto con Chenoa ni que participó en un Mira Quién Baila de América Latina.

Suele ocurrir que por un motivo u otro, hay estrellas que se apagan y caen en el olvido. Al menos fue su caso en España. Por desgracia a vuelto a los titulares y por la puerta de atrás. Fue invitado a participar en el carnaval de día de Las Palmas de Gran Canaria, y aunque la concejalía de Cultura se olía que venía arrastrando ciertos problemas con la bebida, se arriesgó a traerlo. Inmaculada Medina se lavó la cara sobre el escenario cuando decidió interrumpirlo, pedirle que se marchara, y mostrar sus disculpas al público. La verdad es que si tenían noticias de que Manny Manuel no estaba en su mejor momento, por él y por la imagen de uno de los mejores carnavales del mundo podían haberse ahorrado el trámite.

El «Rey de Corazones», apodado así por el título de uno de sus primeros discos, se subió sin saberse las letras de sus canciones. En varios fragmentos vemos cómo trata de disimular reinventándolas con el himno canarión del «pío pío». Pero ni modo. Luego paraba de cantar y se ponía sentimental, recordando la de veces que venía a las islas cuando tenía 21 años (que lo cierto es que en otro vídeo ni sabe en qué sitio está). Trata de lanzar gorgojos pero salen más chirridos que en una nave de montaje de Renault. Mientras, el público le lanzaba porquerías al escenario y le gritaba «borracho».

A pesar de todo, una vez bajó del escenario, Manny Manuel desmentía que se encontrara borracho y encima le hizo un corte patético al público que se le acercó. Esta gente tampoco es que fuera muy agradable y además fue grosera. Uno de ellos le gritaba que «eso pasa por traer gente de fuera». Es un comentario realmente xenófobo, racista y lleno de maldad. Más le vale a ese señor no ser artista y actuar fuera de su tierra, a ver si le gusta que le repudien por extranjero. Y como si los canarios jamás tocasen una jarra de cerveza. Pongamos que se le calentó la lengua y no encontró otras palabras para decir que no aceptaba su estado. Regalémosle a ese señor uno de esos diccionarios que vengan con un podcast…

No, la concejala ni Manny Manuel están haciendo manitas. Más bien ella está por darle una manaza.

En fin, que al pobre Manny Manuel le han cerrado las puertas el resto de carnavales en Canarias. Santa Cruz de Tenerife y el de Puerto de La Cruz no quieren saber nada más de él, y me parece bien. Aunque no quisiera estar en su piel, ante tremendo rechazo. Lo mejor es volver a casa, rodearse de los suyos, superar sus problemas y recuperarse. Eso sí, hay que verle la cara simpática y sin llegar a la burla encarnizada, tomándonos todo esto con una sonrisa. Si fuera él y estuviera en mi mano robar el calendario deportivo, pillar el Delorean y volver a 1985, muy probablemente nos lo hubiésemos pasado increíblemente mejor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.