¿Caben las Spice Girls en el 2006?

Con este artículo por fin doy excusas a aquellos que dicen de mí que sólo vivo de las Spice Girls. Porque, ¿cuándo he sacado yo el tema si son los demás quienes lo hacen? ¿Cuántas veces he hablado de ellas en este blog? Pero comprendo que se trate de un asunto de gran interés para aquellos incultos que, en realidad, lo hacen para que les tenga informados de las últimas novedades en el Spiceworld sin ser tachados de frikis.

Queridos amigos, ya no hace falta que recurráis a esta sutil estrategia. En las próximas líneas os tendré al tanto de lo que han sido y serán las Spice Girls, solas o acompañadas (si alguna de ellas da el brazo a torcer para volver al grupo).
 

GERI HALLIWELL

Tras It’s raining men muchos la perdisteis de vista. De su segundo disco sacó un par de singles más, pero ni con el tercio del éxito que tuvo con aquel. Estuvo un par de años en el paro, y del INEM sólo la llamaban para ir de jurado en programas del tipo Popstars y para aparecer dos segundos en series y películas. Tras este tiempo volvió a los estudios para grabar un nuevo trabajo, que le costó un huevo por todo tipo de problemas (retrasos, operación de las cuerdas vocales…).

En 2004 sacó su single Ride It, de relativo triunfo, ya que esperaba algo mejor que un n#4. Geri Halliwell siempre ha sido alérgica a lo que no es un primer puesto. Pero mayor batacazo fue el lanzamiento del single Desire y de su álbum Passion, meses después. Fue un desastre estrepitoso para la tetona de las Spice Girls. No es de extrañar, porque más malo no podía ser. Pero hay que tener en cuenta que su discográfica la quería dar puerta. Nada mejor que no promocionarle nada. Y eso, que la mandaron a freír espárragos, y ahora se ella se entretiene cuidándose para dar a luz en abril o mayo al hijo de un guionista de cine, y recibiendo los consejos de Victoria Beckham.


VICTORIA BECKHAM

Poco puedo decir que no sepáis ya. O sea, nada bueno. Antes de venirse a España grabó un disco en 2001, para mí excelente (el mejor de todas las chicas en solitario), pero mediocre en ventas. Hubo rivalidad con Kylie porque su primer single, Not such an innocent girl, se lanzaba el mismo día que Can’t get your out of my head. Ya supondréis el resultado de esa pugna y la humillación que ello supuso. La continuidad de la promoción se suspendió en 2002 porque Victoria quedó nuevamente embarazada.

Y en 2003 comenzó su intento por sobrevivir en España, cuando David Beckham fichó por el Real Madrid. Pero Victoria Beckham está tan acostumbrada a la sociedad inglesa que apenas pasaba tiempo en su chalet madrileño. A finales de ese año lanzó un doble single, sólo en Gran Bretaña, que es hasta ahora el último éxito de las Spice Girls en el país. Victoria puede estar orgullosa, aunque no ha hecho verdaderos intentos para seguir con una trayectoria musical que ella considera un mero entretenimiento. Desde entonces, se compra, se viste, se pasea, se preña…


EMMA BUNTON

La carrera en solitario de la más ‘baby’ de las Spice Girls comenzó con buen pie. El primer single de su primer álbum (también en 2001) fue n#1. Pero hasta ahí, y basta. En 2003 volvió a aparecer con ritmos radicalmente nuevos, Free me. Fue muy arriesgado cantar bossanova para los inglesitos. Pero no le salió tan mal el invento, gracias sobre todo a la brutal promoción que hizo. Cuando no tenía nada más que rascar se expandió a otros países del mundo, pero sin tanto éxito. Por lo visto, está actualmente grabando un tercer disco del que se dice que será otra terapia de choque en el panorama musical actual, y haciendo calendarios para un 2006 caliente, caliente…


MELANIE B

Desastre, desastre. Su primer álbum, Hot (como su propio título indica, más cachonda no podía estar cantando, ni posando para las fotos) salió al mismo tiempo que el tercero de las Spice Girls. Quizás quería aprovechar el tirón publicitario del grupo. Pero de nada sirvió y cayó, y cayó. Decepcionada, luego estuvo vagabundeando por los mundos de Dios hasta acabar en Los Ángeles protagonizando un musical y haciendo películas que, como suelo decir, copan las tardes de Antena 3 los fines de semana. Hizo un nuevo intento de volver a la música: compuso canciones en su cocina y las grabó en un disco de las que se ha vendido, nada más y nada menos que, tan-tata-chán… ¡600 y pico copias! ¡Guau! Creo que actualmente juega a las cartas con Raquel Mosquera en un centro psiquiátrico.


MELANIE C

De todas las Spice Girls es la que más se ha currado y tomado en serio su carrera en solitario. Su primer disco, Northern Star, fue un éxito en muchos países. En esa época quiso dar una imagen totalmente diferente. Cualquiera que la viera entonces diría que tenía un desequilibrio mental del quince por aquellas pintas de lesbiana viciosa (pelo corto y saturado de tinte rubio, pantalones y camisillas sin mangas).

Confiada, y de vueltas a la femineidad, lanzó un segundo disco que no tuvo la esperada acogida, Reason. Virgin, en su línea, también la echó (como a todas las Spice en solitario). Despechada, creó su propio sello discográfico, «Red Girl Records», cuyo logotipo es una mezcla entre Sporty Spice y un espermatozoide. A su propio aire promociona su tercer álbum, Beautiful Intentions, que sólo le da satisfacciones fuera de Inglaterra y con una canción no escrita por ella. ¡Pensar que gracias a Enrique Iglesias se está ganado números uno por tantos países (puaj)! Y entre ellos, para mi sorpresa, en España.


MICHELLE STEPHENSON

Después de más de diez años me sigo preguntando qué habrá sido de la sexta Spice Girl, a la que echaron del grupo antes de ser famosas. Michelle Stephenson no había dado la talla y luego Emma la vendría a sustituir en la época en la que aún no las conocían ni el Tato. Yo sigo pensando que debe seguir trabajando para alguna constructora, tirando tabiques con la cabeza.


SPICE GIRLS

¿Y el grupo? Ya desde hace dos años atrás se decía que regresarían, a veces con tres, a veces con cuatro, unas sin Melanie C, otras sin Melanie B. Pero, increíblemente, Geri no suele escapar de esos cálculos. Tanto decir que no volvería al grupo salvo para fines benéficos, y ahora cada vez que la preguntan sonríe y no descarta nada. ¡Ay, cómo tira la falta de éxito! En todo caso, si reaparecen (celebrando el décimo aniversario de Wannabe), ¿estaría el siglo XXI preparado para ponerse el vestidito de Gucci o las vertiginosas plataformas para cantar you tell me what you want what I really really want…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.