ALBER-TOP: Las mejores canciones de España en Eurovisión

Formalizando finalmente esta sección de mi blog en la que hago mi propia lista de éxitos o desfalcos (según la ocasión), presento en este artículo las mejores canciones de España en Eurovisión. Quizás sea más conveniente matizar eso de «mejores». Me refería a que aquí encumbro aquellos temas que más me entusiasman. No quiere decir ello que muchos hayan quedado en una buena posición, porque algo que debe quedar claro es que mis gustos y los de Europa no son los mismos.

En general, vengo a presentar unas canciones que se atienen a dos evidentes características: una, la de las baladas potentes, las que sólo desgarradoras voces se atreven a interpretar; otra, las epopeyas del mundo del frikismo, que cuentan cómo los valientes se atreven a alzar el micro para enfrentarse duramente al ridículo. Una de cal y otra de arena. Así es éste ranking de mejores canciones de España en Eurovisión que arranca desde el último puesto:

15. BETTY MISIEGO. Su canción [1979, 2º posición].

Fuente de inspiración para los posteriores grandes éxitos de Enrique y Ana, realmente éste tema viene a contar la mofa de unos niños con los que se encuentra Betty por la calle. Y ella, para demostrarles que aún puede cantar a pesar de su vejez, comienza a marearles con las mismas tanganadas de siempre: paz, amor, ilusión, un corazón que compartir…

La peruana llevó a España casi a la victoria. Pero nunca nadie perdonó a nadie que precisamente nuestro país, el último en votar, diese los puntos decisivos para que Israel se alzase con el premio. Desde entonces, Betty ha sido condenada a cantar una única canción toda su vida. Según cuentan, esa maldición se ha perpetuado con un hijo que anda suelto cantando Mueve tu cu-cu.


14. BACCHELLI. Sólo tú [1981. 14º posición].

Como sabía que surgirían preguntas sobre quién es Bacchelli, estuve buscando información sobre su identidad. Pero por lo visto nadie está dispuesto a colgar datos sobre éste héroe que concursó con un tema playero. ¿Qué es lo que nos quieren ocultar? ¿Todos los secretos del amor que sólo ella y él saben en ese mundo alegre y soñador, según reza la letra? Prefiero no descubrirlos, porque nada bueno se puede descifrar del mensaje «entre tus labios puedo dar sabor». ¿Apología del beso blanco entre las mejores canciones de España en Eurovisión?


13. LAS KETCHUP. Bloody mary [2006].

Me fue difícil escoger de entre las mejores canciones de España en Eurovisión alguna que nos haya representado en el siglo XXI. Y no porque todas hayan sido buenas, sino porque todas han sido malas. Mucho Operación Triunfo y mucha gala de preselección cara al público, pero he acabado eligiendo el tema que dicen que es elegido a dedo por TVE para este año. Aunque muchas la odien, tiene sus ganchos, aunque ninguno con coherencia entre sí: «Duty free, duty free, duty freee… Un bloody mary, por-favor. Hubiera o hubiese habido un buen vacilón en cada pluscuamperfecto». Empiezo a pensar que Queco, su compositor, se encontró este manuscrito en un baúl perdido de Dalí y se lo plagió.


12. EVA SANTAMARÍA. Hombres [1993. 11º posición].

¡Qué feministada! Oyéndola, cualquiera diría que la pobre chica es una mujer frustrada. Puede deducirse que su vida sentimental no ha sido muy halagüeña porque no se corta en decir que todos los hombres son unos niños malcriados, unos egoístas, unos presumidos. Si fuera un hombre el que soltase todo eso de las mujeres delante de toda Europa, ya nos hubiesen caído encima todas las asociaciones. Pero sí que he de estar de acuerdo con algo: «todos los hombres son desordenados». Todos no. Pero me da que Eva se ha pasado por algunos cuartos de mi residencia.


11. CADILLAC. Valentino [1986. 10º posición].

Esta canción puede presumir de originalidad, y por eso está entre las mejores canciones de España en Eurovisión. Es divertida, y está acoplada al ritmo preponderante de la época, ese que salía de las mesas electrónicas de los 80. En cuanto a la trama, puede decirse que es el antagonismo de Hombres. Ésta banda aplaude las artimañas de Valentino para llevárselas a todas de calle: «Rosas rojas con una invitación, untando en el salón champán y seducción, y la orquesta sonará para los dos… la pasión nos llevará a tu habitación». ¡Todo el teatro que tiene que montar Valentino para poder mojar el churro!


10. SERGIO Y ESTÍBALIZ. Tú volverás [1975. 10º posición].

Había que comportarse en la última representación eurovisiva que presenciaba Franco antes de palmarla. En el escenario, Estíbaliz, con su canesú y libre del maquillaje que sólo llevan las mujeres indecentes, daba consejillos a esa niña que huyó de su casa en busca de una vida descarriada. Le decía que madure y vuelva con sus olivos, su familia y amigos, probablemente quiénes conoció en las Teresianas. Sergio, que sólo está presente para demostrar la poca estatura de su mujer, sólo añade que no piense en las represalias y que vuelva. Franco podía morir tranquilo, que dejaba España segura con Sergio y Estíbaliz y ocupar plaza entre las mejores canciones de España en Eurovisión.


09. SERAFÍN ZUBIRI. Todo esto es la música [1992. 14º posición].

Pensaban que colocando a un ciego en el escenario tocando el piano iban a conmover al jurado. Pero no. Y aunque tiene como protagonista a la música, que es «alegría y también melancolía», con la que se trataba de expresar a esa chica con la que no sabemos si estaba de pasteleo o es que estaba rompiendo, Zubiri sólo consiguió un puesto nada justo. Quisieron darle una segunda oportunidad en el 2000, pero lo único que consiguió fue terminar colgado de una «parra» en el puesto 18.


08. MARCOS LLUNAS. Sin rencor [1997. 6º posición].

Un dramón para todas aquellas parejas que, por los avatares de la vida, rompen su relación. Pero pocos acaban como dice la canción, sin rencor, deseándose todo lo mejor. El hijo de Dyango, que hasta entonces tenía hecho un nombre en Latinoamérica (bueno… y aún sigue aquí sin ser alguien) defendió como buenamente pudo el tema. Junto a David Civera (2001), logró la mejor posición de los últimos años y por eso está entre las mejores canciones de España en Eurovisión.


07. NINA. Nacida para amar [1989. 6º posición].

Me refería a ella especialmente cuando antes hablaba de voces desgarradoras (su profunda y ancha boca, capaz de fumar 1.000 cigarrillos y superar el récord sin dificultades, así lo permitía). Pero igual de desgarrador fue su traje, quizás cedido por alguna amiga que trabajaba en la Casa de Campo hasta las cinco de la mañana. Así y todo era un conjunto hortera, desmesurado, también como su peinado, que la orquesta tenía que tocar fuera del escenario porque todo lo ocupaba aquella marabunta de morenos rizos.


06. SALOMÉ. Vivo cantando [1969. 1º posición].

El segundo hito para España tras Massiel, descartada en ésta lista por no tener un estribillo tan pegajoso como éste, está por supuesto entre las mejores canciones de España en Eurovisión. No existe nadie en este planeta que no se resista a moverse con ésta canción, o al menos a emular a la versión masculina del «Trío La, La, La» cuando gritaban ¡Ei!


05. LUCÍA. Él [1982. 10º posición].

La ex concursante de La Granja de los Famosos se marcó un tango con una letra irrepetible, que ya he descrito en uno de mis anteriores artículos con la misma conmoción: «Ven, tengo libre de 8 a 10. Luego tengo que estudiar y pensar quién me interesa. Él ejerce de hombre serio. Tú te lo tomas a risa. Él pretende ser mi dueño. Tú me llamas y me olvidas. Pero te prefiero a ti». No ganó, y es que España no podía tener todo ese año: Mundial de Fútbol, mi nacimiento…


04. LA DÉCADA. Made in Spain [1988. 11º posición].

¿Qué es lo que tenía la chica española frente a aquellas otras «made in England», «made in Switzerland», «made in Former Yugoslav Republic of Macedonia»…? Esta otra canción mítica del frikismo patrio nos despejaba de dudas con una clara descripción: «su vena natural, sus ojos mirando en estéreo, cien mil vatios de sol alumbrándonos cada día, la mejor garantía». Pese a estar entre las mejores canciones de España en Eurovisión, no se llevaron el premio. Pero ganaron en originalidad, aunque Celine Dion (que sí triunfó entonces) vio en el camerino a nuestras chicas con sus las faldas ideales de la muerte y se le antojó llevar una igual.


03. KARINA. En un mundo nuevo [1971. 2º posición].

La elección de Karina no fue cosa fácil. En la preselección de los sucesivos programas de Pasaporte a Dublín, presentado por Massiel y Julio Iglesias, competía con Nino Bravo, Rocío Jurado, Encarnita Polo… Una vez hecho con el visado, nos representó con una canción con el mismo argumento rancio y simplón: sueños, la razón de vivir, amor y verdad… Otro número 2 para la colección que España guarda con resentimiento.


02. LYDIA. No quiero escuchar [1999. 23º posición].

Me podréis tachar de majara por colocar de entre las mejores canciones de España en Eurovisión a una de las que se quedó en la última posición, con un solo punto. Pero a mí la canción siempre me ha encantado, a pesar de que dicen que la propia Lydia (que nunca mandó una maqueta para ser preseleccionada, víctima de los negocios de Warner para promocionar a sus artistas, con poco éxito además) no se sentía cómoda con el tema.


01. ANABEL CONDE. Vuelve conmigo [1995. 2º posición].

Y por fin llegamos a la ganadora de mi ranking particular de las mejores canciones de España en Eurovisión, Anabel Conde, que podía haberse llevado el primer puesto si la denuncia al grupo Nocturne por plagio hubiese llegado a sus últimas consecuencias. Al menos demostró en Europa su calidad de artista, aunque inmerecidamente está apartada del mundo de la canción, dicen, porque el físico no le ayudaría a vender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.