ALBER-TOP: canciones / 2004

Los orígenes de este blog parten de ese gran año que fue 2004. Como algunos sabréis, aquella época fue primordial en mi vida. Significó el comienzo de mi emancipación. Vale que fuera en 2003 cuando me marché a Málaga como estudiante Séneca. Pero fue el año posterior cuando viví las más intensas emociones.

Era la primera vez que me despegaba de la (pegajosa, tantas veces agobiante) protección maternal. Me alejé de la (fastidiosa) vida rutinaria, de los (mismos) amigos y compañeros de siempre. Quería saber qué había más allá de lo que hasta entonces conocía, pero sobre todo probar mis capacidades, cómo me desenvolvería solo ante las situaciones a las que ha de enfrentarse una persona madura. Mi meta era convertirme en eso, y creo que lo conseguí.
La aventura se prolongó el curso siguiente, cuando empecé una carrera nueva que sólo en otra isla la podía tener más cerca. Otra cultura, otra sociedad, nuevas «experiencias».
Y cada una de esas cosas, como ocurre en mi insólita vida, se fusionan con canciones que me hacen recordarlas. Esta es la lista de tales temas que arranca desde el último puesto:

 

15. HILLARY DUFF. So yesterday.

La piba ésta entraría dentro del saco junto a Jessica Simpson o Lindsay Lohan, pues todas son la misma persona para mí. Les caracterizan su afán de combinar la bobería pre-adolescente (fijaos en sus películas insustanciales, tipo ‘Hermanas Olsen’), con algo de sensualidad para terminar de captar a ese público joven deseoso de liquidar su integridad sexual. Pero este tema tiene algo especial, pues incluso escuchándolo poco antes de finalizar mi estancia en Málaga ya empezaba a entrarme la morriña.


14. ROSA. Don’t stop the music.

En 2004 entré en contacto con mucha gente de tendencias homosexuales. Se me abría entonces un mundo un tanto desconocido. No se trataba de saber cómo hacían frente a los problemas de la versatilidad o morbosidades así. Aprendí a saber cómo piensan, cómo se comportan ante ciertas realidades. En definitiva, su filosofía de vida, la que una parte importante he acabado por hacerla mía. La música es una pieza fundamental del movimiento gay. Y quien me niegue que esta canción no es una fiel representación es que es más loca de lo que pensaba.


13. RAMÓN. Para llenarme de tí.

Si no contamos a coristas o acompañantes varios, hacía décadas que un paisano mío no nos representaba en el Festival de Eurovisión 2004. Me hizo ilusión que se hablase del talento canario a raíz de esto, sobre todo en esta época en la que estaba en tierra ‘extraña’. Pena que Ramón formase parte de una edición pobre de Operación Triunfo. Tendría que haberse esperado dos años más para presentarse a los castings.


12. TESS. Amor libre.

Pues lo mismo. El mensaje homosexual bien puede llevarse en el ritmo de ambiente, que a todos vuelve locas entre que si va a la pista, que si va al cuarto oscuro. O bien puede simbolizarse de modo más trascendental en la letra de esta canción.


11. ANTONIO ROMERO. Ansiedad.

Cada edición de Gran Hermano suele contar con un artista novel (acordaos de Merche o Iguana Tango), que nos machaca un tema que se hace pegajoso en los vídeos resúmenes, a pesar de que el contenido de las imágenes no tenga nada que ver con el mensaje de la canción. Ya podíamos ver a Juanjo tirando los paquetes de leche al suelo mientras escuchábamos es por un sueño, por una miradita


10. DESPISTAOS. Ruido.

En la residencia en la que yo me quedaba durante mi estancia en Málaga disponíamos de Internet en el cuarto. Así que imaginaos, con lo vicioso que soy, tener conexión las 24 horas. Me pegué muchas horas delante de mi ordenador en 2004. No fue un tiempo desaprovechado, como pueden pensar muchos. Conocí a un montón de gente a través de foros y Messenger. Borjita es una de esas personas. ¡Anda que pasar de coleccionar singles de las Spice Girls a ser fan de Marilyn Manson! ¡Ya le vale! Y siempre me machaca con ese grupo, amigo suyo, y lo cierto es que logró que escuchase al menos esta canción (y me bajé el disco, pero nunca se lo admitiré).


09. BRITNEY SPEARS. Toxic.

Por Internet también conocí en 2004 a un grupito de amigos, con quienes salía algunos viernes por la noche por Málaga. En un principio (yo, conducido por ellos) iban de bar en bar como de «olfateo». No estábamos mucho en ellos, porque al final acabábamos siempre en el ‘Paradise’. Recuerdo la primera vez que entré, que no pude cerrar la boca hasta que salí por la impresión de ver aquellas cosas a las que no estaba acostumbrado. La verdad es que el repertorio siempre era el mismo. Aparte del I turn to you de Melanie C (que desde que íbamos la pinchaban cada noche), un habitual era esta canción. Ni digo las imágenes que se me vienen a la memoria cada vez que la escucho.


08. THE RASMUS. In the shadows.

Éste es un tema de la época que me encanta. Además, con él salgo de mi repertorio habitual, que muchas veces me hace falta. Algunos no me creerán, pero me considero fan de algunas piezas del rock.


07. MAROON 5. This love.

Pues lo mismo, simplemente que se trata de un buen tema. Recuerdo cuando se promocionó en España, que todo el mundo flipaba con él. Hasta que un día decidí pararla a escucharla bien, meses después, y entonces lo comprendí.


06. FRAN PEREA. La vida al revés.

Éste chico siempre me ha gustado, quizás sea porque su voz no da para tanto, quizás porque sus canciones son buenas, quizás porque protagonizaba una de mis series favoritas. Era uno de los momentos cumbres de Los Serrano (y eso que recién estaba empezando), que mi compañero de residencia y yo veíamos cada miércoles como dos marujas en 2004.


05. DESTINY’S CHILD. Lose my breath.

Uno de mis grupos preferidos volvía a reunirse para lanzar un disco mucho mejor que el anterior (aunque a todo el mundo le gusta más Survivor, y no sé por qué). Simboliza ya una época diferente en mi vida, cuando no hacía mucho que me estaba empezando a aclimatar a la vida chicharrera, en octubre.


04. VERÓNICA. Tal vez.

La chica de Operación Triunfo no comprendía que los buenos tiempos de tener un disco en el número uno (por el fenómeno que suponía el programa, no por ella misma) no volverían. Se esforzó de tal modo que se paseaba por los platós con esta canción ligerita de ropa (total, para la poca carne que había que ver…), en tanto que el videoclip salía totalmente en pelotas y liándose con una chica. Todo ese disparate estropeó esta gran canción.


03. CHENOA. Dame.

Oyendo la canción no puedo evitar acordarme de alguien que por entonces me gustaba, porque fue quien me la recomendó. Puede que la historia se asemeje a nuestra «relación». Lo único que perduró es el buen ritmo de este tema.


02. ALMAS GEMELAS. Mentiras
Digamos que esta canción supone la transición entre mi experiencia malagueña y chicharrera. Cuando volví, me pasé todo el verano escuchando a estos chiquillos que tanto se asomaban por los anuncios de Telecincos durante 2004. Vale que son un tanto horteras, pero no podréis negar que la canción es muy pegadiza.


01. GERI HALLIWELL. Ride it.

La que era Ginger Spice volvía a dar la nota después de tantos años desaparecida. Y fue una buena reaparición, porque habían pasado años desde que una Spice Girl entró por última vez en las listas españolas (se llevó el número tres dos semanas seguidas). Éste fue el primer single de lo que sería su desastroso disco, una de las pocas canciones que valen del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.