Gay por aquí, gay por allá (IV)

El lado femenino es característico en la homosexualidad. Bueno, dejemos una puerta abierta a aquellas aves raras que quizás no compartan esa sensibilidad especial con las mujeres. Aunque más extraño sería un gay que no goce o haya gozado de una vida entre faldas, ya que considero que al menos eso marca definitivamente sus maneras. El dibujo típico en estos casos pinta al apego paterno muy por debajo, bien porque el cabecilla no para mucho por casa o bien, simplemente, porque pasa de ‘mariconadas’. Quedaría la presencia materna, ya único modelo en el que fijarse. Leer más