Gay por aquí, gay por allá (II)

“Chiquito gay”, por ejemplo, sería lo último que le gustaría escuchar a un homosexual. Bueno, podría ser peor y verse perseguido monte arriba por un grupo de paletos incivilizados portando palos encendidos y pinchos, al grito de “muerte a ese maricón”. Quisiera pensar que el cambio en el uso de “maricón” a “gay” es prueba de una evolución hacia la aceptación homosexual. Pero no nos engañemos con la homofobia. Este tipo de referencias sigue siendo despectivo. Aún quedan muchos paletos a los que educar. Leer más